miércoles, 14 de septiembre de 2016

Presencia indigna


Presencia indigna

                                                                              La tristeza fluye
como aguas turbias                
que descienden               
                                                                                             de tu entraña impura.                                      

Dolor, gota a gota,
que golpea mi soledad.
Palabras y voces ajenas
que envenenan.

Bocas injustas
que se ensanchan
para latiguear
mi hambre;
¡y no hallar la saciedad!

La tristeza es ola fiera
que avanza
y se filtra por grietas
sedientas de paz.
Todo lo abarca;
todo lo asfixia
hasta oxidar los huesos.

Extiende su moho
y unta de negro
lo que antes era pureza.
Presencia indigna;
labios de acero
de espaldas a mi alma.

Aléjate 
hacia tus secos páramos...
antes que te alcance
de mi Dios la venganza.


Ingrid Zetterberg

Todos los derechos reservados
S.C. Cta. Nº 1107040430657
Setiembre 2,016
                                              
De mi poemario "Sendero de inspiración"