martes, 6 de septiembre de 2016

Dame sus manos


  Dame sus manos          

                                                                                                                                            Esas manos 

nacieron 

con las mías, 

y en el ancho 
camino 
de nuestras vidas, 
se besaron.

Sus manos 
me brindaban 
las flores 
del atardecer,

coloreando 
en silencio 
mi tristeza;

y pedían perdón 
por el dolor 
y el daño.

¿Qué encierro 
de sombras 
detienen 
sus sigilosas 
manos,

que trabajaron 
en las tuercas, 
y los fierros, 
para crear 
una lámpara 
de encaje 
enmarañado?

que tejieron 
modestas alfombras, 
trenzadas 
con el llanto?

Para mi pecho 
son sus manos, 
para sembrar 
juntos 
nuestro huerto. 
Para mis besos.

Yo anhelo 
esas manos 
fugitivas, 
que envejecieron 
con las mías,

y al fin caerán 
como pétalos amados, 
rendidas 
sobre mi regazo.

Ingrid Zetterberg

Dedicado a mi amado esposo
Todos los derechos reservados 
S.C. Cta. Nº 1107040430657 
6 de Setiembre 2,016
De mi poemario "Los girasoles eternos"