jueves, 8 de septiembre de 2016

¡Amada poesía!


¡Amada poesía!

                                                                       ¿Quién eres tú poesía?                                    

Oh, blanco sueño de abril, 

con hojas desmayadas 

en los senderos. 
Pálida luz que se inflama 
en mi pecho; 
dulce, inagotable 
eres tú poesía.

Silencio que me llamas 
hacia bosques de misterio; 
manita extendida 
que ruega 
por un minuto de mi alma; 
ave azul 
que me rozas con tus alas; 
todo eso y aún más 
eres poesía amada.

Dulce cantar de gaviota 
que se perdió en la playa. 
Olas que se lamentan 
con dolor de anochecer. 
Vienes como silenciosa daga 
y atraviesas 
la cortina de mis lágrimas, 
¡Poesía, poesía! 
¡que te has clavado en mi alma!

¿Y qué más puedo decirte 
en esta hora aciaga, 
en que te abrazo y te me escapas? 
¿Hacia qué bosques? 
¿Hacia qué distancias? 
Oh ven, poesía amada, 
regresa tus pasos humildes 
de ninfa extraviada 
y regálame las flores celestes 
que por la senda derramas.

Ingrid Zetterberg
Todos los derechos reservados 
S.C. Cta. Nº1107040430657 
9 de Setiembre 2,016
De mi poemario "Por los bosques del silencio"