lunes, 3 de octubre de 2016

El canto de la tórtola






Recuerdos al amanecer


Recuerdos al amanecer


Hoy miraba tus semillitas
de albahaca
esparcidas sobre húmedo algodón.
Trabajo minucioso 
de tus manos.
Y supe que no acepto un adiós.
No acepto que te difumines
como una sombra en mi vida.

Así, manso, sigiloso,
te quiero yo.
Con tus pasos vacilantes
entre el patio
y los corredores.

¡Ah! me sorprendiste
una mañana lluviosa
de invierno gélido,
Había música
en esa afilada cortina
de lluvia,
y tu rostro encandiló mi alma.

¡Qué recuerdos
se me agolpan de pronto
en esta madrugada!

Tu perfil, tu mirar,
aún no han muerto en mí;
puedo tocar de repente
los castaños crespos
de tu nuca...
que me rindieron;

puedo sentir
el aroma
que emanaba de ti.

Han pasado cuarenta y seis años
desde entonces...
y ya no puedo vivir.

Todo nos fue robado,
nuestra mutua juventud...
nuestras risas de antaño
como aguas claras, rebosantes,
se aquietaron ya.

Y una lágrima
resbala inquietante,
y ya estos versos
se disponen a expirar.


Ingrid Zetterberg

Dedicado a mi amado esposo

Todos los derechos reservados
S.C. Cta. Nº 1107040430657
4 de octubre de 2,016

De mi poemario "El canto de la tórtola"



martes, 27 de septiembre de 2016

Primavera ausente


Primavera ausente


No puedo hallarte primavera
en este frío que se mece
en el rumor del viento,
donde la tierra solloza
sus lágrimas cansadas
del tedioso invierno.

Y los pájaros huyen
y las imposibles flores
no nacidas
tienen el color del páramo.

Esta soledad yacente
sobre el sendero de la noche
que asoma debilmente,
me obliga a extrañarte
primavera,
y me duelen las caricias ausentes
de tus tardes.

Pero aún mi canto triste
te proclama vencedora,
por si volvieras a encender
de ilusiones mi ventana,
y besaras mi faz
en los umbrales de la aurora.


Ingrid Zetterberg

Todos los derechos reservados
Safe Creative Cta. Nº 1107040430657

De mi poemario "Por el valle de los aromas"
27 de setiembre 2,016

No te dejaré....(Dedicado a la poesía)


No te dejaré


No te dejaré morir.
Vivirás en mí
como un sol apagado,
como un ocaso
en el horizonte de mi vida.

Vivirás como una peregrina
que regresa
por los abruptos senderos,
que cobijan los árboles
y el viento.

Mas no te dejaré morir.
Colocaré en el umbral
un pocillo de agua
para tu sed de viajera,
o sed de pájaro que emigra.

Pero no te dejaré morir.
Estarás como una flor
escondida en mis cabellos,
con el lila de tus pétalos
y la fragancia del silencio.


Ingrid Zetterberg


Dedicado a la poesía

Todos los derechos reservados
Safe Creative Cta. Nº 1107040430657

De mi poemario "Por el valle de los aromas"
27 de setiembre 2,016

viernes, 23 de septiembre de 2016

Sin Dios y sin paz



Sin Dios y sin paz


Dolor hay

en las entrañas del universo
por esas lágrimas
que van regando la tierra
de madres que se lamentan;
de niños que entre las sombras
a la esperanza se aferran.
Y elevan cánticos
que sangran
en sus voces tiernas.
Cantos que duelen
porque buscan una paz
que en silencio duerme.



Hogares sombríos...
con profundas grietas,
por donde el amor escapó
hacia el olvido.
Odios encumbrados hasta el alma
en que el humano se ha sumergido;
como un pantano lo absorbe...
y una saeta lo atraviesa
cual un puñal frío....


Porque se ausentó la piedad
del hombre hacia su hermano
y se debate en la corriente
de un cenagoso río...
sin hallar el descanso
en esa vasta oscuridad.
Hombre que habitas solo,
entre multitudes
que marchan
hacia un final que aterra;
sin Dios y sin paz.



Ingrid Zetterberg

Todos los derechos reservados
S.C. Cta. Nº 1107040430657
23 de setiembre 2,016

De mi poemario "Sendero de inspiración"

sábado, 17 de septiembre de 2016

Preciada agua....amada tierra...


Preciada agua....amada tierra...

                                                                                               Tierra que sangras                  
                                                                                 y de maltrato te lamentas; 
                                                                              y se abren en tu seno 
                                                                             grietas profundas y extensas.
Tierra soleada y yerta 
que te resquebrajas 
en tu angustia desolada. 
La insana humanidad 
te ha clavado una saeta.
                                                                            Agua que emanas 
                                                                         de la tierra, 
                                                                           serás el oro y la riqueza 
                                                                            de las futuras eras.
Al ganado 
en los arroyos abrevas 
y fluyes sobre valles 
bañando la siembra.
                                                                              Tierra fértil 
                                                                              de frondosos bosques, 
                                                                               que en incendios forestales 
                                                                              con dolor se queman.
Tus raíces de amargura 
están expuestas 
por la acción solar 
y los rayos ultravioleta.
                                                                            Oh, tierra dormida en tu silencio 
                                                                                    que sueñas con cobijar a tus hijos 
                                                                   como antes, en otras épocas. 
                                                                           Mas la humanidad no te cuida, 
                                                          no te ama, no te respeta.
Y en los países lejanos 
el agua preciada 
poco a poco se seca; 
y donde antes habían lagos 
hoy el desierto impera.
                                                                                        Agua pura 
                                                                                              que de las montañas 
                                                                                           te deshielas; 
                                                                                             no volverás a teñir de blanco 
                                                                                         las extensas cordilleras.
Tierra amada y señera, 
que con el trigo de los valles 
nos alimentas; 
hoy luchas contra la humanidad, 
tu enemiga eterna.
                                                                                   Agua que das de beber 
                                                                                       a los cansados en la senda; 
                                                                                     agua dulce y cristalina; 
                                                                                  regalo de la tierra 
                                                                                    hermanada con la vida, 
                                                                                  aún en las cascadas resuenas.
Vivificante líquido 
que estarás ausente 
de muchos hogares 
en los años que se acercan.
                                                                                          Porque el hombre 
                                                                                               en su inconsciencia 
                                                                                               no ha sabido valorarte 
                                                                                                      y hoy que escaseas en la                                                                           tierra; 
                                                                                          agua translúcida, 
                                                                                                el humano se desespera.
¡Y quién sabe 
si algún día por la sed 
y el afán de obtenerte 
oh agua deleitosa, 
habrán guerras!

                                                                                                Ingrid Zetterberg                 
                                                                                                Todos los derechos                                                                                              reservados 
                                                                                    S.C. Cta. Nº 1107040430657 
17 de setiembre 2,016

De mi poemario "El azul de la vida"

jueves, 15 de septiembre de 2016

Eres...


Eres...
                                                                                                                                                 En esta noche yo abrigo tu recuerdo.
                                                                                  Eres la luz que se enciende
                                                                                en las tinieblas
                                                                                  de mi pensamiento.
                                                                                Y desechas el mal
                                                                                 que se había acuartelado
                                                                                 en mi corazón incierto.
Yo te venero                                                    
porque alcanzas con tu Verbo                                                           
los rincones más secretos                                      
de esta magna soledad.                    

                                                                           En esta noche
                                                                               yo me amparo
                                                                                       bajo tu sombra,
                                                                                             ¡oh árbol inmenso!

De Palabra y de Vida                                              
son tus frutos                         
a la orilla del sendero.                          

                                                                                   Eres la puerta escondida
                                                                              que se abre en el misterio
                                                                           para todo huérfano de pan,
                                                                            para todo el que camina ciego.

Eres el solitario                                                
de las calles,                                
el que agoniza en la espera;                                             
eres la voz en el desierto.                               

                                                                                       Eres el comienzo y el final,
                                                                                      el brazo extendido
                                                                                       en la batalla,
                                                                                      el triunfo sobre el mal;
                                                                                        la esperanza para el ateo;
                                                                                     el agua viva
                                                                                    que mitiga la asfixiante sed
                                                                                   de la humanidad;
eres perdón para el blasfemo                                                
y la esperanza encendida                                  
por la eternidad.            


                                                                                        Ingrid Zetterberg

                                                                                        Dedicado a mi amado Jesucristo

S.C. Cta. Nº 1107040430657
15 de setiembre 2,016


De mi poemario "Por el valle de los aromas"